Auditorías internas de recursos humanos en empresas

graphic-1020361_1280

A lo largo de los años la palabra auditoría ha tomado una connotación negativa debido a la confusión que existe sobre su significado. Se cree que una auditoría es una evaluación cuyo único fin es detectar fallas y señalar errores, cuando en realidad es mucho más que esto.

El origen de la palabra auditoría es una cadena derivada del latín. Empieza con la palabra auditorius, de la cual proviene la palabra ‘auditor’ que significa ‘aquel que tiene la virtud de oír’. En este sentido, una auditoría es un procedimiento de evaluación crítica que se aplica para medir la eficacia y eficiencia de una entidad, empresa y afines que no implica bajo ningún motivo que existan previamente fallas en el organismo a ser evaluado.

En caso de que la auditoría sea a nivel general, es necesaria la presencia de un profesional formado en programas de estudios como el del máster de Recursos Humanos de la EAE Business School, que sea consciente de la cantidad de recursos que la empresa pone en la mesa para crear un sistema de información eficaz que haga funcionar sus números, y que entienda el significado de empresa en su sentido más amplio: tanto una Universidad o un Hospital como una Sociedad Anónima o una empresa pública son empresas.

Pero en el modelo empresarial del siglo XXI, cambiante por naturaleza, se hace necesaria una gestión integral de los recursos humanos de cada entidad que permita una adaptación rápida ante los cambios y el nacimiento de una filosofía en base a la participación de todo el capital humano de la organización. Es por ello que las auditorías de recursos humanos pueden ser llevadas a cabo de manera interna, con la participación de un grupo de empleados de confianza que se encarguen de evaluar los ingresos y egresos de la compañía con el fin de detectar robos por parte de integrantes del equipo, fraude en el pago de facturas, por ejemplo, o uso indebido de las tarjetas de crédito corporativas.

Para ello es primordial que la auditoría la realicen un mínimo de dos personas. Primero para que el auditor no se revise a sí mismo su propio trabajo, y segundo para que los miembros preparen un informe lo más subjetivo posible para presentarle a la dirección y cuyo desarrollo sirva de ejemplo para mostrarle al resto de empleados que una auditoría interna es una oportunidad de crecimiento y prosperidad para la empresa para la que trabajan.

Sé el primero en comentar en «Auditorías internas de recursos humanos en empresas»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*